Con jota y ve pequeña – El blog de Javier Ramírez


Nosotros
20 junio 2008, 00:40
Filed under: Textos

Cabreado porque el café no dura más de diez minutos caliente, llega a su oficina, tarde como ha llegado siempre a todas partes. Piensa que aquel lugar debe estar bajo los cero grados, se pregunta si el calentamiento global realmente existe y extraña el calor de su café. Me siento.

Se siente cansado. Es viernes y la pereza que viene arrastrando desde el lunes, le pesa más que nunca. Desidia postergada a punta de café. Soy feliz. Con esa felicidad blanda de los que no tienen motivos para llorar. Nunca sonríe, pero es feliz.

Por la ventana, la ciudad se le parece más a un tumulto desordenado de legos descoloridos. Calientes. Permanece unos instantes observando el mundo afuera. Distinto. Tanto movimiento, sudor, tanto ruido. Ruido de neumáticos, ruido de entrepiernas, de humedad. Ruido abandonado, marginado, incomprendido. Ruido de gemidos. Ruido extrañado e imprescindible.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: