Con jota y ve pequeña – El blog de Javier Ramírez


Happy, whatever
22 enero 2011, 22:44
Filed under: Publicidad | Etiquetas: , , ,

No tenía pensado hacer un post de fin de año pero, 22 días después, he encontrado esta carta que originalmente pensé estaba escrita por el mismísimo David Droga (pues está firmada por su agencia, Droga5) pero según los créditos del aviso al que se adaptó la carta, su redactor fue David Nobay.

Me tomé la libertad de traducirla para compartirla con ustedes. Feliz 2011.

FELIZ, SIN IMPORTAR NADA

¿Recuerdas cuando solían describir este negocio como lo más divertido que se puede hacer con la ropa puesta?

¿Recuerdas los largos y gloriosos almuerzos, los meses de producción en ultramar, los tragos gratis en el bar de la agencia (cuando algo como eso solía existir) y estar siempre rodeado de felicitaciones y reconocimientos?

Probablemente no.

Porque para la última generación de publicistas, esas nostálgicas historias son solo eso: nostalgia. En el mejor de los casos, una pretérita leyenda, en el peor, un molesto recordatorio de que el “fino arte de la publicidad” se ha convertido silenciosamente en el “fino negocio del marketing”.

Y no hay nada malo con eso, nada malo en lo absoluto. Solo significa que, bueno, para ser brutalmente honesto, que nos divertimos mucho menos que antes, que sonreímos menos de lo que deberíamos y que nos exigimos más de lo médicamente recomendable.

Lo que nos falta, quizás, es un lugar donde poder celebrar lo que somos, lo que realmente hacemos. Un lugar para evocar, producir y en última instancia, defender esas extrañas y frágiles cosas llamadas “ideas”.

Luchar por las ideas siempre exige de mucho valor. Sobretodo cuando son tan jóvenes, temblorosas y deformes, que no pueden defenderse solas. Depende de nosotros mantenerlas con vida. Una labor cada vez más difícil en estos tiempos cada vez más atroces.

Y la verdad es que lo hacemos porque tenemos que (en realidad, para ser precisos, porque es para lo que nos pagan). Pero también lo hacemos porque amamos la idea de lo que esos frágiles pensamientos podrían llegar a ser si se les da la oportunidad de crecer. Soñamos, aunque secretamente, con hacer algo brillante, cautivador y sí, incluso permanente.

Es uno de los pocos placeres culposos que nos quedan.

Entonces -suponiendo que aún estás leyendo- te pregunto ¿no será apropiado tomarnos una pausa después de este año tan largo y tedioso, para pensar en todo esto?

Desde las grandes agencias que han luchado todo el año con las presiones para mantener el barco a flote, a las nuevas estrellas de la creación que han peleado y arañado durante doce meses para poner un pie en el siguiente peldaño.

De los creativos jóvenes, a los grandes clientes (y todos los que están entre ellos). Calientes, fríos, grandes o pequeños, la publicidad en el 2010 no fue para los cobardes, y no existe nada que nos haga pensar que será más fácil en el 2011.

Por lo tanto, hagamos al menos una resolución para el nuevo año: por el amor de Dios, vamos a divertirnos más.

Sí, con la ropa puesta. Al menos parcialmente.

Feliz 2011.

 

De Droga5

 

Anuncios


Haga click ahí
30 noviembre 2009, 02:53
Filed under: Publicidad | Etiquetas: , , ,

La mayoría de profesiones tienen horarios de oficina. Uno es ingeniero, abogado y camarero mientras dure su jornada. Después, es padre, esposo, amante… La publicidad, en cambio, es más como un estilo de vida. Como ser sacerdote o Jedi. Hablo, por supuesto, de los publicistas de verdad. De los buenos, o de los que tratamos de serlo.

Si eres de los que ve los avisos antes que los artículos en una revista, o se detiene a mirar toda valla que se cruza por su camino. Si piensas que es la programación lo que interrumpe los comerciales y compras los productos de tus clientes aunque no sean los mejores, entonces sabes de lo que hablo.

No es que no tengamos vida, solo que esta gira en torno a ideas, festivales, avisos y comerciales. Y está bueno.

La gente común no lo entiende. No puede. Con el tiempo, como comenté en el post anterior, te acostumbras a pagar ese precio. Que lo vale.

Pero de lo que quería escribir hoy –no sé de dónde me salió toda esa introducción- era acerca de una iniciativa que estoy emprendiendo. Dicho así, suena como un gran proyecto, quizás lo sea. Pero de momento, el fundador, presidente, secretario, primer vocal, segundo vocal, tesorero y único miembro, soy yo.

El tema es el siguiente: como sabrán, todo se está volcando al Internet. Muchas personas pasan más tiempo navegando que anclados viendo televisión. Y me parece que nuestro país se está quedando atrás –para variar- en el tema de publicidad digital. Los clientes aún sienten temor hacia invertir en Internet, principalmente porque temen no tener un retorno sobre su inversión. Aquí una nota interesante al respecto.

Como publicistas, nos corresponde motivar a los clientes a realizar acciones digitales, pero desde nuestro rol de consumidores también podemos ayudar.

Es simple: los banners son tan “efectivos” como la cantidad de clicks que reciban y en el caso de juegos o concursos, su éxito dependerá del número de visitas y/o participantes.

Así que aquí va mi invitación: dale click a todo banner que encuentres, sobretodo a aquellos de marcas ecuatorianas. No importa que no estés buscando empleo, ni te interese viajar a Bogotá, ni comprar una casa. Por último, siempre puedes cerrar la ventana. Si diste click, ya quedó registrado.

En el caso de microsites como este, o este, puede que te tome un poco más de tiempo. Pero vamos, para todo el tiempo que pasamos web-eando, ¿qué son un par de minutos si con ello puedes ayudar a que la industria publicitaria de nuestro país crezca?

Si te vas a sumar a esta causa, házmelo saber a través de un comentario.